En busca de su propio plan de negocios 100 mujeres de Alajuela regresaron a las aulas

 

Joselyn Alfaro Porras, Periodista del IMAS

Colaboración de: Beatriz Rojas Gómez, Dirección de Comunicación Institucional de la UTN

 

  • El programa es parte de una alianza entre el IMAS y la UTN.
  • De enero a septiembre del 2018 en IMAS invirtió ₡720 millones en capacitación para 3268 personas, la mayoría mujeres. 
  • Con la formación técnica y microempresarial se busca facilitar el acceso al empleo y el desarrollo de emprendimientos productivos.

 

100 mujeres emprendedoras de Alajuela, beneficiarias del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), regresaron a las aulas en las últimas semanas para capacitarse y elaborar su propio Plan de Negocios, que les permitirá desarrollar capacidades y formarse como empresarias.

El programa es parte de una alianza entre el IMAS y la Universidad Técnica Nacional (UTN) por medio del Centro para el Desarrollo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CEDEMIPYME), donde se impartieron las lecciones a las personas usuarias, quienes se han esforzado por desarrollar una actividad empresarial y mejorar su economía, en busca de una mejor calidad de vida para su familia.

El jueves 15 de noviembre, las personas beneficiarias recibieron el título que certifica su participación en el curso denominado Plan de Negocios, la actividad tuvo lugar en el auditorio de la Universidad Técnica Nacional en Alajuela.

“De enero a septiembre del 2018 en el IMAS invertimos más de ₡720 millones en capacitación para las familias, lo que representa que 3268 personas en todo el país tuvieron la oportunidad de recibir formación técnica y microempresarial, para facilitar el acceso al empleo o el desarrollo de emprendimientos productivos. Desde el primer día hemos insistido en darle a las familias las herramientas de trabajo, estamos comprometidos con eso”, dijo la Ministra de Desarrollo Humano e Inclusión Social y Presidenta Ejecutiva del IMAS, María Fullmen Salazar, durante la graduación.

Luis Fernando Chaves, Vicerrector de Extensión y Acción Social de la UTN expresó que una de las acciones que más lo llenan de satisfacción es cuando la UTN realiza trabajos que van enfocados a la empleabilidad y el buen vivir de las personas y un ejemplo de eso, es el curso de Plan de Negocios que se impartió en coordinación con el IMAS.

Chaves enfatizó que el buen vivir no significa tener mucho dinero o acumular bienes, sino que se refiere a la mancomunidad solidaria, es tener esa conexión con la vida, con el cosmos, con la vida misma, con el desarrollo histórico, con la construcción de un futuro que se basa en un pasado, para llegar a ser mejores personas cada día.

En agosto de este año la UTN inició los cursos del Plan de Negocios, dirigidos a un primer grupo de 50 personas incluidas en la Estrategia Puente al Desarrollo, del distrito prioritario de San José de Alajuela y del cantón de Río Cuarto, finalizando en setiembre 2018.

En octubre anterior comenzó un segundo grupo de 50 personas, también vecinas de Alajuela, quienes culminaron durante este mes de noviembre, ellasrecibieron la capacitación para poder continuar con el proceso de construcción del perfil de su actividad económica y desarrollar la idea productiva que permita el fortalecimiento económico a la familia. Estos cursos representaron una inversión social para el IMAS de ₡8.785.000.

Silvia Quesada, beneficiaria del IMAS y vecina del Barrio San José de Alajuela, se mostró agradecida y muy feliz por haber logrado una meta más en su vida.

“Este es un día muy especial para cada una de nosotras, ya que muchas, sino hubiera sido esta oportunidad nunca hubiéramos podido recibir un título, yo agradezco al IMAS por la oportunidad que nos brindó de aprendizaje para sacar adelante nuestras empresas. También, agradezco a la Universidad Técnica Nacional por la enseñanza y a los profesores que tiene una vocación impresionante, gracias a ellos comprendimos que muchas tenemos talentos que debemos aprovechar”, indicó Quesada

 Arelys García Mejía, directora de CEDEMIPYME, aseguró que la capacitación es un elemento clave, porque ayuda al desarrollo personal y profesional de los individuos, a la vez que redunda en beneficios para la empresa y reconoció que estos espacios generadores de aprendizaje sin duda contribuyen a reducir la pobreza y la desigualdad social en las familias.