Estudiantes de Biología General de la Sede de San Carlos realizaron gira académica

 

 

Carmen Corella, académica de Biología en Ciencias Básicas  / Priscilla Benavides, académica de Biología en Ciencias Básicas

Glenda M. Chacón Hernández, encargada de Mercadeo y Comunicación, Sede de San Carlos

 

Complementar la teoría y la práctica, estar in situ conociendo situaciones reales del diario acontecer de las empresas; es lo que hace que la educación dé un giro emergente y la Sede de San Carlos sumada a este pensamiento y acción, llevó a cabo una gira académica con estudiantes de Biología General a la Reserva Forestal Taboga en Cañas, Guanacaste.

Personal de la finca de la Sede de Guanacaste, en la figura del Ingeniero Carlos Obando, atendieron las consultas de estudiantes de las carreras de Ingeniería en Salud Ocupacional y de Ingeniería en Gestión Ambiental, pues como futuros profesionales de empresas, encargados del desarrollo y ejecución de proyectos productivos y deberán tomar las decisiones que favorezcan esos emprendimientos en cuanto a sostenibilidad económica y ambiental.

Se aprovechó para conocer sobre la biología de los langostinos y de las diferentes especies de peces que se están produciendo en el lugar; así como la oportunidad de visualizar prácticas agrícolas que los técnicos utilizan en el sistema de riego y mantenimiento de los cultivos de caña, arroz y de los cuidados en el área ganadera.

Especial atención demostraron los aprendientes en otros proyectos que trabaja el Laboratorio para Análisis de Aguas y Reproducción de Especies Dulceacuí-colas (LARED), tal es el caso de la caracterización físico - químico y biológica de agua para riego y residuales; parásitos en alevines de guapote y proyectos de bioalfabetización con niños de las zonas de influencia.

En un recorrido que realizaron al cerro Eskameca; los visitantes pudieron evaluar características propias del bosque seco, ecosistema en peligro de extinción al igual que las especies de flora y fauna que ahí habitan.

Al finalizar la gira y a pesar de la agenda tan vasta que desarrollaron; los 80 jóvenes de nivel de diplomado, regresaron a sus lugares de estudio con una visión más amplia en cuanto a desarrollo de proyectos, diferentes hábitats y el cúmulo de experiencias que los enfrenta a una realidad que trasciende la academia e interviene en el desarrollo sostenible del país.