Sede de San Carlos desarrolla Proyecto Enamórate de tu Décimo

 

Jose Alberto Rodríguez Arguedas

Dirección de Comunicación Institucional

Glenda Chacón, Coordinadora de Mercadeo y Comunicación, Sede de San Carlos.

 

La Sede de San Carlos desarrolla desde el 2013 el Proyecto Enamórate de tu Décimo, el cual surgió por iniciativa de Glenda Chacón, Coordinadora de Mercadeo y Comunicación de la Sede de San Carlos, al detectar en las visitas a undécimos o duodécimos de colegios, que los estudiantes desconocían la importancia del significado de la Nota de Presentación y el valor tan inmenso que éste dato representa para las aspiraciones de un joven de ingresar a una universidad pública en Costa Rica.

Fue así como, con el apoyo de compañeros y la aprobación del decano Luis Restrepo, la señora Chacón construyó el taller, que permite a estudiantes de décimo (Académicos) y undécimos (técnicos), tejer en una línea del tiempo, sus aspiraciones en un futuro universitario y profesional.  La idea es que ellos mismos, como jóvenes que son, plasmen en conjunto con sus similares, sus sueños y aspiraciones, sin dejar de lado los momentos de esa juventud que no deben abandonar por el estudio; entendiendo que, si planifican bien sus actividades podrán llevar su materia al día, crear el hábito de estudio y destinar tiempo para su familia y amistades.

El crear la disciplina diaria de estudio, les abre las puertas a ganar fácilmente su décimo, undécimo y bachillerato, asegurándoles una excelente Nota de Presentación, pues para el caso del Proceso de Admisión en la UTN, es el valor decisivo para ingresar a la carrera de sus aspiraciones vocacionales.

 

Según manifestó Glenda Chacón, el taller permite la libre expresión acerca de su futuro, los sueños que tienen.  “Es interesante, que no hay diferencia entre colegiales de la ciudad o de lugares alejados, ellos sueñan, desean, se imaginan, aspiran por tener un mejor mañana, no se ven repitiendo el año o asumiendo otro tipo de responsabilidad que a su edad no les corresponde, es maravilloso darse cuenta que hay por qué y para quién trabajar. Aún nuestros jóvenes se visualizan como personas que aportan a sus familias y a la sociedad –indicó Chacón-.

En esa línea del tiempo que ellos crean, se aprovecha para reflexionar sobre el hoy y el mañana, sobre su orientación vocacional y las dudas que como jóvenes tienen de ese futuro aún incierto para ellos.

La metodología del taller permite disfrutar plenamente de los 45 minutos de duración, pues se ejecuta sin la utilización de pupitres, preferiblemente en el piso de un espacio amplio y por lo tanto fresco, y en grupos que varían en cantidad de personas.

Los talleres se realizan al iniciar el año lectivo y porque los mismos orientadores de los diferentes centros de estudio lo solicitan.