Universidad Técnica Nacional: 12 años de sueños, realidades y retos

 

Beatriz Rojas Gómez

Dirección de Comunicación Institucional

 

El 4 de junio del 2020, la Universidad Técnica Nacional (UTN) cumple el XII aniversario de creación, la cual nace como una nueva opción educativa, mediante la publicación de la Ley Orgánica No. 8638, publicada en el Diario Oficial La Gaceta, el 04 de junio del 2008.

A lo largo de estos años, la UTN ha venido cumpliendo con la misión histórica que se le encomendó desde su creación, de brindar una educación de excelencia, integral e inclusiva, apoyada en los valores de la responsabilidad, el respeto, el compromiso, la transparencia y la solidaridad, centrando su acción académica en el área científica, técnica y tecnológica y la búsqueda permanente de la excelencia e innovación.

La UTN se ha mantenido en un constante crecimiento en la matrícula y por ende en la infraestructura. Según datos suministrados por Registro Universitario, en el 2010 se contaba con 3.607 estudiantes matriculados y actualmente se cuenta con 14.365 estudiantes matriculados (datos registrados al I cuatrimestre 2020), lo cual evidencia el crecimiento vertiginoso y el impacto positivo que ha tenido la UTN en el panorama de la educación Superior estatal del país.

El impulso a la implementación del Modelo Educativo, el inicio de la acreditación de carreras por parte de SINAES y las vigorosas acciones de articulación, éxito académico, multiculturalidad y plurilingüismo, han hecho de la UTN, una universidad de calidad y pertinentencia. 

Para la Vicerrectora de Docencia, Katalina Perera, esta celebración motiva a recordar la apuesta del país por una Institución de Educación Superior dirigida a brindar oportunidades educativas a aquellas poblaciones tradicionalmente excluidas de la educación superior universitaria pública estatal.  

“Fieles a nuestro mandato, todos juntos hemos consolidado una institución que promueve como principio fundamental la democratización del ingreso con base en la equidad; con un sistema de admisión inclusivo que fomenta el acceso a la educación superior como instrumento de movilización social y creación de oportunidades”, indicó Perera.  

En sus cinco sedes universitarias, la UTN imparte carreras completas, con la misma calidad académica, invirtiendo en infraestructura y equipamiento, para el beneficio de todos sus estudiantes y respaldando los procesos educativos.

En toda las sedes, se desarrollan importantes y novedosos proyectos de investigación, que en su mayoría, están dirigidos a solucionar problemas específicos.

Francisco Romero, vicerrector de Investigación y Transferencia indicó que, en estos 12 años de trayectoria en la UTN, ha cimentado las bases de la investigación técnica a nivel superior en Costa Rica; para ello, se ha privilegiado la investigación aplicada y la transferencia como motores del desarrollo, como el camino que permitirá mejorar la realidad país en sus distintos ámbitos (ambiental, económico, productivo, tecnológico, social, cultural, entre otros). 

La investigación y la transferencia como procesos transformadores, en la medida que se van implementando, pues la acción formativa se amplía para todas las personas que intervienen; y justo es así, como evolucionar siempre hacia mejores estados del conocimiento y del bienestar social. 

“Para cumplir con esta misión se ha capacitado a los profesores en cómo abordar los procesos de investigación, se han fortalecido las bibliotecas con la adquisición de las bases de datos digitales, que tanto docentes como estudiantes pueden tener accesos desde un dispositivo móvil, se han construido laboratorios de ciencias básicas y un sistema de adquisición y control de reactivos y sustancias químicas”, indicó Romero.

Por otro lado, se creó el Observatorio de Equidad en la Educación Superior, cuyos resultados de investigación generados servirán de brújula orientadora para que la UTN cumpla con su mandato de ser una universidad inclusiva y servir como orientación a otras universidades nacionales e internacionales.

Durante estos 12 años, la extensión en la UTN, como área sustantiva de cualquier universidad pública, ha trabajado en la conceptualización, en la operacionalización y la gestión de la extensión.  

Luis Fernando Chaves, vicerrector de Extensión y Acción Social de la UTN, indicó que, en los primeros años, la Universidad Técnica Nacional, se concentró en ampliar la base conceptual y filosófica de la extensión y acción social. Las instituciones que dieron nacimiento a la universidad no hacían extensión, ni acción social, sino lo que tenían era una venta de servicios de cursos libres, que se enriqueció un poco con programas técnicos y servicios de desarrollo empresarial.

En el 2015, el Consejo Universitario aprobó el marco conceptual y filosófico de extensión y acción social, el cual tiene como sustento filosóficos dos pilares fundamentales: la empleabilidad y el buen vivir.

En materia de posicionamiento, la UTN ha evolucionado al orientar los programas técnicos, los servicios de desarrollo empresarial y la educación continua a actividades de mucho mayor empleo, capacidad y reconocimiento en la sociedad.

“Esto nos ha llevado actualmente, a haber desarrollado y fortalecido las Pymes en todo Centroamérica, a tener un proyecto de economía social solidaria con 18 universidades de América y Europa para el fortalecimiento de los proyectos de la economía social solidaria y colaborativa. Además, algo fundamental del trabajo que hemos venido realizando es poder sensibilizar a las carreras, especialmente a aquellas que están en proceso de acreditación de que, para hacer verdadera academia, se necesita hacer docencia, extensión e investigación y es así como hemos venido acompañando los procesos de acreditación de las carreras para que estas tengan planes y proyectos de extensión. Por otro lado, se ha fortalecido el emprendimiento y la incubación de proyectos de base tecnológica, ya que actualmente hemos sido beneficiados con un fondo de 198.000 dólares por parte del Sistema de Banca de Desarrollo para apoyar a los emprendedores durante este año”, indicó Chaves.

La relación de la Universidad con los sectores productivos, mediante la extensión es muy clara y estrecha, así como el fortalecimiento de la sociedad mediante la extensión y la acción social.

Los programas de extensión de la UTN, mediante los cursos libres, los programas técnicos y los cursos de capacitación, han permitido a muchas personas que no tuvieron la oportunidad de acceder a una carrera universitaria, inscribirse a un tipo de formación de corto tiempo, lo que los ha facultado para el desempeño de un oficio o tarea.

En temas de vida estudiantil, la UTN ha alcanzado grandes logros durante estos 12 años de existencia. En el ámbito de la inclusión y la permanencia de la población aprendiente, la política de admisión institucional y el fortalecimiento del Sistema de Becas y Beneficios estudiantiles han jugado un papel trascendental; con respecto a éste último, el crecimiento anual del presupuesto institucional dedicado a los apoyos socioeconómicos.  

“Como evidencia de esta afirmación, en el 2019 el presupuesto asignado a estos propósitos ascendió a ₡5 056 913 625,00 (más del 10% del presupuesto institucional), por otro lado, el porcentaje de población estudiantil que accede a estos beneficios se incrementó en un 36%.”mencionó Marisol Rojas, rectora a.i y Vicerrectora de Vida estudiantil. 

Por otra parte, según indicó Marisol Rojas, año con año se ha aumentado la participación estudiantil en actividades interuniversitarias culturales, deportivas y recreativas (FICCUA 318%, JUNCOS 25% y actividades recreativas 67%) y el medallaje (JUNCOS 350%), poniendo en un sitial de excelencia el nombre de la institución, a nivel nacional e internacional.

El Programa Alumni colabora activamente con las carreras que se encuentran en proceso de autoevaluación y acreditación, en el 2019, se realizó por primera vez la premiación del Galardón Alumni con sello UTN, evento cumbre anual de reconocimiento a los graduados más sobresalientes en diferentes ámbitos: Académico Profesional; Innovación y Emprendimiento; Deporte; y Arte y Cultura. 

Respecto al Sistema de Intermediación de Empleo y su vital misión, se brindó capacitación a más de 400 personas graduadas y estudiantes en el desarrollo de competencias para la empleabilidad. Asimismo, se realizó la Feria de Empleo UTN 2019 con 22 empresas invitadas, más de 700 vacantes ofrecidas y más de 1.000 personas asistentes.  Esta importante actividad fue realizada por el Sistema de Intermediación de Empleo, el Programa Alumni y la Carrera de Administración y Gestión de Recursos Humanos de la Sede Central.

“El trabajo realizado por la primera Vicerrectora de la UTN, Ana Ligia Guillén Ulate, fue trascendental para la consolidación del quehacer de Vida Estudiantil.  Durante la gestión 2016-2020 igualmente se han dado grandes avances en el fortalecimiento de la educación integral y humanista y se han consolidado nuevos servicios trascendentales para las personas estudiantes y graduadas del Siglo XXI.   Aún quedan muchos retos que enfrentar: las nuevas necesidades de la población aprendiente en el contexto actual, las condiciones sociales, económicas del país y de la institución, los cuales nos presentan nuevos desafíos para el futuro de la Universidad que con optimismo afirmo, será luminoso”, mencionó Rojas.

Durante estos 12 años de gestión, los desafíos se convirtieron engrandes oportunidades para el éxito y el logro de acciones concretas, como el aumento extraordinario en la matrícula que hoy nos hace contar con más de 14,000 estudiantes, el ingreso al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), la integración al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), un amplio desarrollo e inversión en infraestructura, el aumento del presupuesto, planes, programas y proyectos universitarios que responden al Modelo Educativo, la creación de nuevas carreras en áreas emergentes, el desarrollo de las áreas de investigación y extensión de la Universidad,  así como la acreditación de las primeras carreras universitarias. 

“Todos estos logros, entre otras acciones y estrategias, han hecho de la Universidad Técnica Nacional, una institución robusta que goza de prestigio y reconocimiento a nivel nacional e internacional”, indicó Katalina Perera, vicerrectora de Docencia de la UTN.

 

Una nueva realidad

Sin duda, el XII aniversario de la UTN es una celebración inédita, ya que se da en un contexto en el que las situaciones derivadas de la pandemia COVID-19, han reflejado la madurez alcanzada en estos 12 años, permitiendo que la UTN, haya podido responder con aplomo y adaptarse a las nuevas necesidades. 

La transición hacia nuevos paradigmas, centrados en el aprendizaje permanente e integral, en la complejidad, en la flexibilización y en la integración de la tecnología han generado una visión clara, transformadora, así como el trabajo dedicado y tesonero de la comunidad universitaria ha permitido dar el salto necesario para seguir cumpliendo con el compromiso de una educación de calidad, reduciendo al máximo la afectación de los programas educativos, durante esta emergencia nacional. 

Según indicó la Vicerrectora de Docencia, Katalina Perera, este proceso ha sacado lo mejor de nosotros, personal y profesionalmente y, por supuesto nos catapulta hacia una nueva realidad y al advenimiento de innovaciones en todos los ámbitos de gestión.  

“Indudablemente, los resultados y desempeño institucionales a lo largo de estos 12 años son innumerables y tienen Sello UTN. Ahora, corresponde seguir adelante bajo un nuevo liderazgo que debe abrazar la visión compartida de la Universidad, sus fines y compromisos sociales, así como tener como estrella guía, la construcción de un país inclusivo mediante la educación, el desarrollo y la investigación para la movilidad social”, mencionó Perera.

En atención a la pandemia provocada por el COVID-19, la UTN ha implementado múltiples medidas con el objetivo de proteger a las poblaciones más vulnerables: estudiantes becados y no becados afectados socioeconómicamente, personas con alguna condición de discapacidad y aprendientes con dificultades para acceder a la aprendizaje virtual, remoto o a distancia, entre otras.  

“Para paliar los efectos de esta pandemia, se han realizado cambios en el marco normativo; adicionalmente, se han desarrollado dos estrategias fundamentales para el estudiantado.  La primera es “UTN Conexión”, la cual procura brindar atención a los aprendientes ante cualquier consulta o información acerca de la virtualización de los cursos.  La segunda, es la “Estrategia de atención virtual para personas estudiantes en situación de crisis emocional”, con el propósito de brindar apoyo a la población estudiantil que lo requiera”, mencionó Marisol Rojas.